Ir al contenido principal

Los susurros de la Diosa, primera parte.

Tanit  



Una mañana te levantas con un nombre ancestral en la mente. No sabes quién lo puso ahí. Estaba tan dormido que apenas recordaba como se sentía en mi garganta. Sonaba profundo y misterioso, como el eco lejano de un sueño que fue, la duermevela de la poetisa en trance, que renace a sus melodías lejanas. El humo del incienso trepa por las paredes de cualquier habitación de muebles contemporáneos. Ya no hay un altar de piedra, esas guardianas de los misterios, que sostienen el espacio sagrado. Aquellas piedras por las que murieron tantas. Y otras tantas que estarían dispuestas a morir, golpe a golpe. Mi mesa de escritorio se llena de ofrendas, de forma improvisada, velas, grano, flores.

Versos de evocación fluyen entre mis labios. De un verde intenso. Mis manos tiemblan cuando las alzo hacia el cielo para recibirte en mi altar. Tu nombre, profundo y antiguo se manifiesta en mí, vibra en mi garganta. Me permito llamarte y dejo tu nombre envolviendo la habitación. Señora de toda fertilidad, reina de los mares, dueña de la cueva sagrada de las profundidades del ser. Vienes a mí en medio de una noche de luna menguante. Me traes la fuerza femenina y me devuelves algún fragmento de mi misma que estaba perdido. Enciendes el rojo oscuro en mi sangre. Enciendo tu fuego sobre mi altar.

Parada sobre una pantalla de ordenandor te busco fervientemente, escribo y tecleo hacia ti, quiero saber y conocer un mundo pasado en el que soñé con vivir alguna noche, a duermevela. Mi alma se desmonta y se hace pedazos cuando leo por algún sitio "su culto está perdido". 

He dejado pasar el tiempo, la búsqueda ha dado pocos resultados, los libros de la biblioteca de la universidad han agotado sus letras. No hay nada nuevo bajo el Sol. Pero las Diosas antiguas siempre renacen, o más bien, nunca murieron, si es que unos pobres mortales pueden destruir lo más sagrado de su esencia humana. Una día, abandonada la búsqueda, suena tu nombre de nuevo en mi garganta. Alguien lo escucha y responde. Tu tierra vuelve a gestar el grano, tus hijas vuelven a escuchar la llamada. Vives en nosotras y comenzamos a recordar, regresas, nos haces retomar fuerzas. Un eco que subyace sale por el río de agua clara. Y en medio de esta era digital, abro una ventada y leo que los antiguos cultos han intentado ser eliminados por el resto de pueblos conquistadores y el Cristianismo,  aunquelos misterios siempre permanecen en secreto en las hijas de la Señora y en Ella misma. Y una pequeña luz, que nunca se apago por completo, hoy se reaviva de nuevo. Hoy escribo por ella, para que nuestra estrella siempre marque el rumbo de nuestros pasos en medio de la oscuridad y lleguemos a sus brazos infinitos.

Comentarios

  1. Saludos de un modesto guardián del templo de la diosa Tanit, tus palabras emocionan, alegran y dan esperanza a este mundo incrédulo y con prisas..sigue siendo tu misma y recuerda lo que dijo Marx '' Vive como piensas o acabarás pensando como vives''

    ResponderEliminar
  2. Hola Sheikah,¿has visto los videos de las fiestas? si es asi ya sabes mas de nuestros actos en ellas. Uno de los mas emotivos es el oraculo a la diosa Tanit, donde la princesa Himilce consulta a la diosa su sueño y sus temores, es un acto precioso donde yo suelo salir, haciendo bulto como otros muchos, y que solo de pensar en él me pone la carne de gallina. De todos modos si quieres saber mas te dejo mi dirección, pregunta cuanto quieras y te contestaré lo mejor que sepa, ok? por cierto, eres valenciana o catalana?
    haaa¡¡ yo tambien escribo alguna cosita, la última entrada del blog de la guardia de Tanit, las lecciones de Aspar es mia y casi el comienzo de la novela que estoy intentando escribir, un abrazo.
    quiromanagerjouer@hotmail.com

    ResponderEliminar
  3. Linda mía, preciosa. La encontraras, la encontraremos. Yo te ayudaré!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿quieres una manzana? cuéntame, ¿de qué color la quieres?

Entradas populares de este blog

Ocho de Marzo, reflexiones con Virginia.

"Las mujeres han servido todos estos siglos de espejos que poseían el poder mágico y delicioso de reflejar la figura de un hombre el doble de su tamaño natural." Virginia Woolf, Una Habitación Propia.




Amaneció un ocho de Marzo algo gris. La tentación de unirme a la huelga y no ir a la oficina fue tentadora.  Pero a medida que el día avanzaba, el día Internacional de la Mujer se convertía en algo más diverso, más multicolor y difuso. El Sol pintó la oficina hacia el mediodía y algunos compañeros de trabajo aparecieron con tulipanes para todas las mujeres. Algunas han dibujaron una sonrisa y otras continuaron con lo que estaban haciendo sin darle mucha importancia al gesto. El debate está abierto, como cada año. Que si el día de las mujeres son todos los días. Que si eso es un invento de cuatro feminazis-quemasujetadores. Que si para qué celebramos ésto, si mañana todo será igual. ¡Oh! y éste año he escuchado la novedad de "¿y para cuándo un día Internacional del Hombre?…

Ha heredado tu carácter

Uno de mis temas recurrentes, en mi día a día, es la maternidad. Cuando me enfrentaba al mundo de adulta pensaba que no estaba lista para ser mamá. Pero llegó el día en el que conocía a alguien de quien me enamoré locamente y, claro, venía con regalo, como los kinder sorpresa. Nunca he creído en que formar una família es cosa de un día, y cuando ella me preguntó si quería ser mamá, se me salió el corazón del pecho. Si había que cuidar de algo más pequeño que yo, debía leer antes un manual de instrucciones. Y además algo que venía con un compartimento recargable de desechos orgnánicos, con reloj y su alarma de la "hora de comer", y memoria RAM con capacidad para múltiples rabietas. Creo que fueron los 5 segundos más importantes de mi vida. En el instante que mi cerebro reaccionó de nuevo y respondió a la pregunta de "¿quieres ser mamá?". Y en ese momento dije algo que me pareció coherente: "dejemos que crezca conmigo y que decida qué soy para él".
Las rel…

Arde el Ática y la culpa es de los ateos y los gays...

Y no es para menos. Tsipras aprobó la unión civil entre personas del mismo sexo y so provocó que el señor Ambrosio decidió que iban a sonar campanas de muerte por toda Grecia. También decidió que todo funcionario (o abogado, notario, o persona en general) que apoyara la unión entre parejas del mismo sexo sería maldito por la iglesia ortodoxa. Entendemos que a ninguna iglesia le gusta éste tema, pero eso de ir maldiciendo como una vulgar hechicera es un poco patético. No contento con esto, que causó momentos muy incómodos con los funcionarios con quienes nos hemos topado mi mujer y yo, el señor arzobispo también ha comentado que Tsipras tiene la culpa de los incendios en el Ática por ser ateo. A parte de que Tsipras sea ateo o no, asunto suyo, el presidente de la república griega juró su cargo sobre la constitución y no la biblia, como hubieran hecho sus predecesores. 
No mencionemos entonces que a iglesia ortodoxa no está prestando ayuda ni haciendo nada por la causa. Tampoco hablemo…