Ir al contenido principal

Bandera blanca

Me hubiera encantado que esta entrada fuera de nuevo una tórrida brisa de verano, para hacer las delicias de los más exigentes, pero hay días en los que simplemente algunas queremos enredarnos en una sábana blanca por bandera, que nos defienda del mundanal ruido de las redes de araña que nos atrapan cada día. Así pues, hay días en los que las lágrimas invaden inesperadamente tus ojos, sin saber muy bien de dónde salieron, cuando las heridas ya parecían curadas. Una abre una ventanita y lee entre líneas, abre de nuevo y por más que espera la brisa de verano solo se encuentra con un gélido aliento siberiano. Y es que el océano es así, cuando las corrientes vienen encabritadas no pueden traer más que naufragios.

Menos mal que me quedaba una bandera blanca en la refugiarme, cuando ya me tenía por buscadora de tesoros, de los pedacitos que saltaron por todas partes, me encuentro con una última estocada. Y a volver a enfrentarse a las olas, a la tormenta, a las astillas de este barco que hace tiempo se cansó de madrugadas sin timón ni rumbo. Menos mal que todavía recuerdo cómo, mirando a las estrellas, aprendías a guiarte hasta perto seguro. Ahí arriba están mirándome, silenciosas hijas del universo, colgadas de las invisibles manos de la noche. Están hechas de mil colores y formas y hace tiempo que los Dioses escribieron en ellas el camino de vuelta. Hace tiempo que el Sol me cegó, que perdí la dirección, pues no hay mapa en él, ni cuentos encantados. Aquella estrella que nos ciega durante la mitad del tiempo y nos hace olvidar lo que siempre estuvo ahí, las benditas encrucijadas del cielo nocturno. Pero mi bandera blanca me arropa y me hace estremecer ante la idea de que perdí mi camino, el aliento con el que respiro. Y no hay castigo sin letras ni música, sino el consuelo de que nunca se marchó. Mi bandera blanca me hace de vela con la que navegar de noche y espera siempre paciente a que las lágrimas desaparezcan.

Y sé que de nuevo recuperaré mi esencia, mis palabras que nunca se fueron, la inspiración divina, más allá de las redes de araña. Solo es cuestión de esperar y redescubrir los pedacitos que el mar ha esparcido por la costa y regresar a tierra firme, a casa, donde todo sigue tal y como lo dejé. Donde soy Penélope y Ulises, completa y entera. Mis montañas me contarán que nunca se fueron, que guardan todas esas piedras preciosas que me cuidarán y repararán mis males, me acunarán y me preguntarán cómo fue mi viaje y llenarán mis espacios. Solo tengo que esperar a que la tempestad amaine, porque, como dicen por ahí, "si lloras por no ver el Sol, tus lágrimas no te dejarán ver las estrellas".

Comentarios

  1. ¿Debería empezar a llamarte Antares? ;) Las montañas, se clavan en la tierra compañera, se clava y aguantan tempestades, se mantienen firmes, sujetando casa, arboles y todo lo que forma la vida misma, es asi, siempre fue asi. Cuando quieras nadar, tienes la playa, soportada por la arena, que tp suele irse ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿quieres una manzana? cuéntame, ¿de qué color la quieres?

Entradas populares de este blog

Encaje de bolillos: de cómo dos mujeres hacen costura en la cama

El otro día vino Paco a casa. Nuestro buen amigo es bisexual pero está más inclinado hacia los hombres. Bien. Pues mi novia y yo estábamos cenando con él y uno de sus ligues. Chico, también. Él vino y la cena nos llevaron a hablar de sexo. ¿Cómo no? mientras nuestro buen amigo Paco nos hablaba de su última sesión amatoria: nos explicó a mi y a mi chica que practicó sexo oral y demás caricias con el chico, porque ambos eran activos, pero no llegaron a tener "sexo". Mi novia me mira con cara de póker. Yo la miro a ella con cara de circunstancias. Nos ponemos serias.

"¿Qué entiendes tú por "sexo", exactamente, Paco?" pregunta ella con cierta sorpresa.
"Bueno, ya sabes, si no hay penetración..." se explica Paco.
"Claro, cariño y... ¿tú y yo qué hacemos en la cama, entonces?" digo en voz alta.
"Desde mi punto de vista, sexo, no es" sentencia Paco.
"¡Claro, claro, amor, tú yo hacemos encaje de bolillos!"
"Sí, sí, todas y c…

No más homofobia

Ésta mañana, navegando por el face, mi mujer y yo nos encontramos un vídeo que ha hecho que se nos saltaran las lágrimas.
No son pocas las veces que una pareja se siente discriminada. Y partiendo de ésto, he intentado hacer un pequeño experimento cuando viajamos y alquilamos una habitación de hotel o hostal. Me acerco a recepción y les recuerdo que habíamos reservado una habitación de matrimonio porque no soporto que se lleguen a conclusiones como "no, no, chicas, dos camas separadas". Y como no es la primera vez que nos pasa que por no decir nada nos toca aguantar juntar las camas y dormir de forma incómoda, siempre lo hago así. Las caras que hemos encontrado han sido diversas. Y generalmente no me importa el país dónde estemos (de acuerdo, nunca hemos viajado a lugares declarados como homófobos), siempre hago la misma broma.
Vimos éste vídeo juntas, que el cuál he compartido abajo y nos sentimos orgullosas del cambio social que ha dado nuestro país. Es extraño ver las cos…

Orgullosos

Todos hemos tenido emociones eonctradas con el día del orgullo gay. Hace unos años, cuando se aprobó la unión de parejas del mismo género en España sentí que el país estaba dando un paso de gigante hacia delante. Nunca fui fan del orgullo, creo que mucha gente tenía en la cabeza cabalgatas de plumas y cuero.
El momento en el que me declaraba abiertamente bisexual y era como decir ser heterosexual con un porcentaje oculto que "ya se me pasaría cuando encontrara al hombre correcto". Cuando dije que estaba con una mujer, que era mi pareja y que la cosa iba en serio... amigos y familia se echaron las manos a la cabeza con miedo. Vinieron años de rechazo, de sentir el vacío de personas que supuestamente me querían y un largo y tortuoso etcétera. Cuando la unión civil entre parejas del mismo sexo se aprobó, yo me alegré y guardé el recorte de prensa, inclusive aunque el tema ni siquera rozara a mi fantástica vida heterosexual.
Estuve en el orgullo en Madrid hace unos años y aunqu…