Ir al contenido principal

La "friend zone" lésbica



Para quien no lo sepa, la "Friend Zone" es como los unicornos, un misterioso ser mitológico. Y cuando nos referimos a la "friend zone" lésbica, aún más, pues nos adentramos en los páramos de los sentimientos. Vayamos por partes. No hay que haber estudiado un en Cambridge para adivinar que la "friend zone" es algo así como la zona de confort pero con más rollo erótico-festivo dentro. Y si además nos referimos a la lésbica, tenemos el matiz rollo-bollo.erótico-festivo. Vamos, vamos, que no es tan difícil.

Cuando hablamos de éste concepto en el contexto hetero, entendemos la clásica historia de serie adolescente: chico conoce chica, chica se enamora de chico, chico de chica...chica putea con otro tíos mientras él la acompaña de compras y demás. Vale, hay muchas variaciones, pero quedémonos con lo implícito. El poder de seducción inocente de quien mantiene la raya y la frontera difusa. El juego de saltar las barreras de algo que es evidente. Una pareja hetero, manteniendo un equilibrio entre el flirteo y confianza de amigos, pueden llegar atraerse muy fácilmente. Presuponemos que chica, después de cansarse de jugar con los otros tíos playmovil, se dará cuenta de que el verdadero Ken del cuento siempre estuvo a su lado. Y un fundido en negro después del beso hará el resto.


Y bien, si a ésta situación le cambiamos el entorno lésbico, tenemos...una ecuación muy complicada. La chica conoce a chica. O quizás ya se conocían de antes, igual ésto no importa. A una de las chicas le gustan las chicas. La otra chica es una muy buena amiga, con quien probablemente se desahoga cuando el novio (puede ser el personaje de la película anterior perfectamente) se convierte en un monstruo. A parte, una de las chicas está en un punto de su vida de dudosa sexualidad. Quiere decir, que o bien está experimentando de forma consciente o bien, sin darse cuenta, pasea sus manos por su amiga en zonas privilegiadas. Bueno, hemos dicho que todas las "friend zone" llevan un cierto rollo erótico-festivo implícito. En éste caso, en la "friend zone" lésbica está el sentimiento de culpa de la chica a la cuál le gusta abiertamente su amiga y "cree que la está llevando por mal camino". O peor. Siente que las caricias o abrazos de más de medio minuto de la otra chica son alucinaciones, malinterpretaciones suyas. Pero qué creídas somos a veces...tenemos después la segunda parte de la culpabilidad: la chica que no quiere seguir abrazando a su amiga lesbiana, vaya que piense algo que no es. Pero qué bien huele su pelo cuando se queda dormida!

Y dicho ésto, ésta entrada va dedicada a las lesbianas que se han sentido expulsadas de la zona en el último abrazo para luego volver a ser la que aplaude porque su amiga volvió con Ken y lo publicó en Facebook. Y fundido en negro. ¿Pero qué pasaría si un día, el fundido en negro llevara un beso de ella con ella primero? ¿Y si, por una sola vez, la chica conserva a Ken, se casa y no pierde a su amiga?

En los senderos de corazón, la amistad y el amor, nos hacemos mucho daño, señoritas. Somos complicadas. Romper corazones está a un pestañeo de distancia. Y perder a una muy buena amiga por miedo es una de las cosas más tristes que pueden sucederte. Así que, analiza los límites de tu "friend zone", crúzalos ahora o calla para siempre. Pero por favor, no te alejes. Nada fue más triste que la cobardía.

#lesbianfriendzone #friendzone #lesbianfriends

Comentarios

Entradas populares de este blog

Encaje de bolillos: de cómo dos mujeres hacen costura en la cama

El otro día vino Paco a casa. Nuestro buen amigo es bisexual pero está más inclinado hacia los hombres. Bien. Pues mi novia y yo estábamos cenando con él y uno de sus ligues. Chico, también. Él vino y la cena nos llevaron a hablar de sexo. ¿Cómo no? mientras nuestro buen amigo Paco nos hablaba de su última sesión amatoria: nos explicó a mi y a mi chica que practicó sexo oral y demás caricias con el chico, porque ambos eran activos, pero no llegaron a tener "sexo". Mi novia me mira con cara de póker. Yo la miro a ella con cara de circunstancias. Nos ponemos serias.

"¿Qué entiendes tú por "sexo", exactamente, Paco?" pregunta ella con cierta sorpresa.
"Bueno, ya sabes, si no hay penetración..." se explica Paco.
"Claro, cariño y... ¿tú y yo qué hacemos en la cama, entonces?" digo en voz alta.
"Desde mi punto de vista, sexo, no es" sentencia Paco.
"¡Claro, claro, amor, tú yo hacemos encaje de bolillos!"
"Sí, sí, todas y c…

No más homofobia

Ésta mañana, navegando por el face, mi mujer y yo nos encontramos un vídeo que ha hecho que se nos saltaran las lágrimas.
No son pocas las veces que una pareja se siente discriminada. Y partiendo de ésto, he intentado hacer un pequeño experimento cuando viajamos y alquilamos una habitación de hotel o hostal. Me acerco a recepción y les recuerdo que habíamos reservado una habitación de matrimonio porque no soporto que se lleguen a conclusiones como "no, no, chicas, dos camas separadas". Y como no es la primera vez que nos pasa que por no decir nada nos toca aguantar juntar las camas y dormir de forma incómoda, siempre lo hago así. Las caras que hemos encontrado han sido diversas. Y generalmente no me importa el país dónde estemos (de acuerdo, nunca hemos viajado a lugares declarados como homófobos), siempre hago la misma broma.
Vimos éste vídeo juntas, que el cuál he compartido abajo y nos sentimos orgullosas del cambio social que ha dado nuestro país. Es extraño ver las cos…

Orgullosos

Todos hemos tenido emociones eonctradas con el día del orgullo gay. Hace unos años, cuando se aprobó la unión de parejas del mismo género en España sentí que el país estaba dando un paso de gigante hacia delante. Nunca fui fan del orgullo, creo que mucha gente tenía en la cabeza cabalgatas de plumas y cuero.
El momento en el que me declaraba abiertamente bisexual y era como decir ser heterosexual con un porcentaje oculto que "ya se me pasaría cuando encontrara al hombre correcto". Cuando dije que estaba con una mujer, que era mi pareja y que la cosa iba en serio... amigos y familia se echaron las manos a la cabeza con miedo. Vinieron años de rechazo, de sentir el vacío de personas que supuestamente me querían y un largo y tortuoso etcétera. Cuando la unión civil entre parejas del mismo sexo se aprobó, yo me alegré y guardé el recorte de prensa, inclusive aunque el tema ni siquera rozara a mi fantástica vida heterosexual.
Estuve en el orgullo en Madrid hace unos años y aunqu…